viernes, 2 de septiembre de 2011

Vanidad

Me he dado cuenta de que estoy dispuesta a dejarte marchar. Probablemente nunca he estado tan dispuesta a olvidarte para siempre como hasta ahora. Por fin mis “nunca” empiezan a parecerse a los tuyos. Y mis “para siempre” ya vagan en rincones perecederos. Pero hay algo que me sigue atando a ti. Uno de mis grandes defectos. Probablemente podría decirse el orgullo, pero no. Ese ya está superado en este aspecto. El defecto que me ata a ti es aún peor que ese orgullo del que siempre hago gala y del que no me importa decir que poseo. Tengo un defecto peor. La vanidad.


Increíblemente con el tiempo me he dado cuenta de que soy una persona demasiado vanidosa para la sociedad en la que vivimos. Y esa vanidad es la que me sujeta a ti. Soy capaz de decirte adiós, pero no puedo soportar que quieras desligarte de mí de todos los sentidos posibles, porque lo siento como un ataque a mi vanidad, esa que siempre me ha hecho creer que soy mejor que tú. Mi vanidad, no entiende por qué ese desaire, no lo puede asumir.

Estaría mal no reconocer mis defectos y ese es de los peores que poseo. Ocasionalmente, más de lo que debería, soy un ser vanidoso. Y eso es lo que me molesta. Tú no me molestas. Tú adiós como despedida no me molesta, porque ya no me siento inclinada a ti. Pero esa falta de interés nueva la que me molesta e incómoda.

Las fechas pasadas me han hecho ver que lo que más me dolió fue no hacerme caso a mi misma cuando debía haberlo hecho y no me reprochaba nada más que mi tontería. Se que aún me quedan fechas que se supone dolorosas, pero a veces pasan cosas que hacen que sea más capaz de superarlo, quizá sólo sea una tabla salvavidas creada para salvarme de esas fechas, quien sabe, pero funciona. La cuestión es que de todo lo que debería molestarme es sólo lo que afecta a mi vanidad y orgullo también, para que negarlo, lo que más me molesta.

Pero bueno, se supone que como defectos trato de limarlos hasta que desaparezcan. Hasta qué desaparezcan como has desaparecido tú.

No hay comentarios: