jueves, 24 de marzo de 2011

La directora que se fue

No soy yo mucho de estas cosas, pero hoy quiero dedicarle la entrada de mi blog a una persona que durante un tiempo fue bastante significativa en mi vida de estudiante.


Hoy he tenido que despedir a la que fue la directora del instituto donde he pasado grandes momentos de mi vida. Puede que os resulte raro tanto apego por un docente pero tiene su explicación.

Ni que decir tiene que podría colmar esta entrada de grandes elogios a su persona, los habituales que suelen hacerse en estos casos. Pero mi entrada no va en ese sentido.

Mª José Casiano fue una de las personas que cuando te caías te ayudaba a levantarte y que hizo de un instituto una gran familia. Era recta y exigente como la que más, como directora tenía claro su papel en un centro en el que el orden y la autoridad se mezclaban con las ilusiones y los disfraces siempre que se podía.

La he admirado mucho y la admiraré siempre, porque fue una de esas personas que cuando pasé los peores momentos de mi vida como estudiante estuvo a mi lado brindándome todo su cariño y aprecio.

Sufrí acoso escolar en los últimos años de instituto, y eso hizo que me uniera más a mis profesores que a mis compañeros de clase. Supo darme los ánimos necesarios siempre para que no me dejara arrastrar y me ayudó todo lo que pudo para conseguir que no errara en mi camino.

Hace unos meses cuando se jubiló y no pudimos hacerla el homenaje que se merecía, ya que había caído ya en la enfermedad que la acompañaría hasta hoy, pensé que a su mejora tendría el homenaje merecido. Me entristezco al pensar que tendremos que hacérselo no para despedirla del centro y que disfrute de su jubilación, sino porque se ha ido. Cuando nos dejó para jubilarse dije que el instituto perdía a una gran directora, hoy digo que todos hemos perdido a una gran persona.

Hoy el Instituto Calderón de la Barca se ha quedado huérfano, todos notaremos su ausencia, pero es sus aulas siempre resonará su voz, los pasillos echarán aún más de menos sus pasos y los alumnos… los alumnos que tuvimos la suerte de conocerla siempre la recordaremos en su despacho de dirección velando por nuestro bienestar y nuestro conocimiento.

Adiós Mª José, te habrás ido, pero para el Calderón siempre estarás con nosotros.

3 comentarios:

A. GRANDE dijo...

Como envidio a Mª Jose, que suerte la suya de haber contado en su vida con una alumna tan valiente como tu, capaz de expresar a corazón abierto y en un medio como internet sus sentimientos y valoraciones hacia ella, son muy pocas las personas capaces de tal proeza. Un besote.

Begoña Rodríguez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Begoña Rodríguez dijo...

Lorena tu pequeño artículo o entrada te honra. Me siento orgullosa de haberte tenido por alumna y estoy segura de que ella también lo estaría.

Creo que en este aspecto sentimos algo parecido. Yo también soy antigua alumna como tú y sé que el Calderón ha perdido a una gran persona, profesora y directora, que se merecía disfrutar de su jubilación y pasarlo bien con sus amigos que se jubilaron antes o a la vez. Lamento profundamente como tú no haber podido hacerla el homenaje que preparamos, pero creo que desde el cielo donde estará habrá visto nuestro pequeño pero gran homenaje.

Mucho ánimo guapa.
un abrazo
B.R.