sábado, 22 de enero de 2011

¿Vendrá?

Un nuevo poema. Versos que recuerdo en mis tardes de estudio.

¿Vendrá?


Mi cabeza está girando en torno a la música,
dulce la melodía en mi interior suena,
pero dentro de las notas hay algo que retumba,
es mi imaginación que entre los tonos vuela.

Pienso sentidamente en un momento,
estoy sentada, ante mis papeles como niña en una escuela,
tus palabras oigo de lejos en mi espalda,
palabras que quiebran mi interior, cual herrero martillea.

La luz de una tenue lámpara me ilumina,
mientras mis dedos con un bolígrafo juegan,
tratan de no pensar en tus ojos, tu mirada,
tratan de apartarte de este alma lisonjera.

Sin embargo tú no vienes
y en la frialdad te alejas.

Entonces mi cabeza desaparece en ese instante,
y la ira en mi interior clama ¡si te tuviera!
tal es el pensamiento inerte que desprendo,
¿cuán grande es la locura que me espera?

Aún recuerdo las historias que me contaste
las siento mientras alguien toda de un piano, las teclas,
no desaparecen en la noche mis sueños,
sino que brillan en mí como la llama de una vela.

¡Te ame tanto y aún no sé si es así!
tengo miedo a que mi corazón en la tragedia muera,
lo veo ya moribundo en un rincón,
y me pregunto ¿sobrevivirá fuerte a una nueva primavera?

Sin embargo tú no vienes
y en la frialdad te alejas.

Sigo esperando que a mí te acerques,
y espantes de aquí esta interminable espera,
pero sigo hundiéndome en los charcos,
de barro, lodo y de gris piedra.

Mi alma en un instante parece que se rompe,
mi corazón lentamente se despieza,
y el dolor que tras la cortina de humo escondía,
vuelve a mí convertido en cruel tormenta.

Están tan perdidos y olvidados mis deseos,
y están a veces de mí tus manos tan cerca,
sin embargo no las puedo ni levemente rozar,
y es tan sentido sentir en mí esta pena.

Pero recuerdo de tu imagen los secretos,
esos que para mí son tan oscuros como hiedras,
las lágrimas imagino que caen por mi rostro,
y los pinchazos duelen como si el alma pereciera.

Entonces veo que no vienes
y tristemente mi soledad se queja.

No hay comentarios: