jueves, 30 de diciembre de 2010

La década que se va

Con 2010 no sólo despedimos un año, sino despedimos una década. Todos tendremos grandes recuerdos de estos diez años que han pasado y a mí me apetece compartirlos.

Esta década ha sido para mí muy importante ya que a mis 21 añitos puedo decir que es la primera en la que he vivido de verdad. Ha tenido sus puntos malos como no, pero también sus puntos maravillosos.

Ha sido la década de aprender, de crecer, de descubrir y también de caer. En estos diez años, como todos, he evolucionado, he pasado por la temida etapa de la adolescencia y alcance la mayoría de edad. Quizá no toda la década, pero estos últimos años los recordaré probablemente el resto de mi vida. Conseguí caer al infierno y volver a subir, conocí a las que probablemente sean las personas más maravillosas que podía conocer y aprendí que la vida pasa tan rápido como el recién estrenado ave Madrid – Valencia.

Descubrí la Poesía y la magia de la literatura. Ha sido la década en la que pensé que lo mío era la política, y en la que luego me di cuenta de que tenía demasiada ética y demasiados principios para ello. Es la década en la que guiada por un impulso o instinto acabé haciendo Derecho y Economía, y es la misma década en la que pensé dejarlo todo por ser filóloga hispánica. La década de la universidad y con ella la madurez y el desfase, la década en la que cada día quería ser una cosa distinta con el único objetivo de ser feliz.

La década del instituto, la década de la rebeldía (bastante light todo hay que decirlo), la década en la que de un grano de arena hacías una montaña, la década de descubrir los verdaderos amigos, la década en la que fingí ser más mala de lo que soy, la década en la que dejé de ser especie en extinción, la década en la que me enamoré de mi imposible, la década en la que confié en quien no debía, la década…la década de tantas cosas importantes para mí y puede que tan irrelevantes para el resto.

En definitiva estos diez años que se van, dejan su huella para mí, ya que en el fondo ha sido la década en la que tuve mil caras sin saber cuál era la mía y en la que empecé a descubrir como soy, o más importante como quiero ser.

Espero que para vosotros estos diez años también guarden los recuerdos más bonitos que podáis tener y os deseo que los próximos diez sean mejores si se puede.

Adiós a diez años para el recuerdo.

No hay comentarios: