lunes, 27 de diciembre de 2010

El cielo y la Poesía

Uno de mis últimos poemas, una lira inspirada en el cielo de Madrid, donde apenas hay estrellas, pero si las buscas las encuentras, quizá no en el cielo pero sí en las miradas de esos madrileños que aún recuerdan el cielo estrellado de verano.


El cielo y la Poesía


Cuando miras al cielo
oscuro de la capital serena,
el aire como el hielo
en la cabeza truena
al ver sólo una luz muerta de pena.

La ciudad y el color
le han quitado su brillo y hermosura,
mas tiene aún el candor
blanco de la locura
que en la noche atrapa tu ternura.

La urbe la acompaña
y la ahoga y la cubre con su rüido,
es como una mañana
donde todo se ha ido
no existe su fulgor, ya se ha perdido.

A solas, sin abrigo
recuerda el pasado del universo,
es ahora un espigo
que ya vaga disperso
buscando junto a ella un esquivo verso.

¿Pero qué es una estrella
sino un ánima en la noche arrasada,
una lánguida huella,
una abatida amada?
Es quizá del poeta una mirada.

No hay comentarios: