lunes, 5 de noviembre de 2012

Quien soy



Y cuando estas débil cualquier soplo te quiebra. Y cuando estas hundida un pequeño empujón puede lanzarte al abismo, y cuando estas a punto de romperte el alma, está tan deshecha que no hay nada que se pueda atar.

Mentiría si dijera que esto es de ahora. Claro que no. No tiene nada que ver con esta semana o la anterior. Tiene que ver con 23 años de existencia en una vida que se me ha escapado tantas veces de los dedos que ya no recuerdo en que momento llego a ser mía. Y soy tan oscura, soy tan increíblemente oscura que ni un sol dentro de mi me alumbraría. Una oscuridad que no he construido yo, una oscuridad que no se ni como llego a mi, pero de la que no puedo escapar. 

Me han construido y derribado tantas veces que ahora trato de construirme yo y sólo encuentro escombros de obras pasadas que otros hicieron. Sólo los pedazos que me toca reconstruir de este naufragio que se llama vida. De esta vida que en mi caso siempre se ha llamado naufragio. Quizá por eso a veces me siento tan diferente al resto. Quizá por eso soy tantas y a la vez no soy ninguna. Quizá por eso cuando me dicen que sea yo misma me encuentro perdida, pues no hay un yo misma. Soy versátil si queréis decirlo de algún modo. Soy tantas, soy demasiadas que no se quien soy yo. Soy los pedazos de lo que se ha construido y no he soportado. Porque no se pueden construir rascacielos en suelos que no están preparados para ello. Por eso mi alma no sabe quien es pero sabe muchas otras cosas. 

Se en qué punto me perdí del todo, tenía 5 años y miraba por una ventana hacia algo que no entendía en absoluto. O quizá me perdí antes, el día que me enseñaron a mentir, o el día en que me enseñaron a huir. Sólo sé que me perdí y que ahora me cuesta encontrarme. Sólo sé que soy una persona increíblemente capacitada para odiar, casi creada genéticamente para eso. 

Y la familia... Es duro pero la familia es la creadora de tantos males en las personas. Es la causante de tantas cosas que no podemos decir porque no son correctas. Que gran mentira nos han vendido, que gran farsa se ha construido con la gran frase "es por tu bien". Mi bien lo decido yo, mi vida la decido yo, soy yo quien debe equivocarse o acertar. Soy yo la que debe ser o no ser. La familia...

Llevo tantos años odiando a alguien, tantos años queriendo perder de vista a alguien, queriendo asistir de rojo a su funeral con una botella de cava que es normal que nada se salve de mi alma ya. No hay salvación, ¿por qué intentarlo? 

Seguiré viviendo con mi oscuridad, quizá algún día encuentre un cuadro como el que Wilde creo para Dorian Grey que absorba la mía...

No hay comentarios: