miércoles, 12 de septiembre de 2012

Quizá la noche

Lo reconozco hay noches en las que de repente tengo miedo. En las que lo siento agudizar en mi interior, en las que palmita incesante en cada recoveco de eso que llamamos alma. Y sin embargo hace tanto tiempo que no sentía este miedo... Y aun así este es distinto a otras veces, más sincero, más inseguro, más receloso. Porque sabe lo que se está jugando. Sabe que ha apostado lo poco de espíritu que queda dentro, a esa carta.

Y la noche, esa noche de Lope es la que despierta la insaciable sed de pensamientos. La noche donde la lucidez literaria siempre ha imperiado. La noche que envuelve... La noche que despereza la soledad dormida de la mente. La noche que tanto cambia a los mortales... Mi noche. La apertura de la caja de Pandora entre mis sueños. Porque la vida es sueño, como escribiría Calderón... O aquel monólogo de shakespeare donde morir era dormir y dormir soñar. Los sueños, la noche, la literatura... Los pedazos de mi vida todos juntos.

Y al alba toca despertar, con todos los sueños, con todos los miedos... Para subirse a la vida de la que nos hemos bajado como quien abandona los tacones después de un dia duro. Despertarse... Esperando que llegue la noche para divagar de nuevo... Para nadar entre miedos y sueños. Porque eso es la vida, el calor y el frío. El cielo y el infierno. El hielo y la lumbre. El todo y la nada... Quizá la razón y yo.

Y quizá la noche... Y quizá esta noche vuelva la corriente que recorre mis dedos cuando escribo, el viento q arrulla mis ideas, la imparable soledad de la palabra que enturbia mi miedo. Quizá esta noche. Quizá.

No hay comentarios: