lunes, 5 de diciembre de 2011

El primer fragmento - Le Moulin


Hace mucho que no escribo en el blog. Pero precisamente hoy me he metido en él buscando un fragmento que es muy importante para mí. Porque fue el primer "fragmento" por así decirlo. La primera vez que inspirada por algo no escribí un poema sino un conjunto de letras que reflejaban como me sentía. Y cuál ha sido mi sorpresa al ver que nunca lo había colgado aquí. Por eso os lo voy a colgar. Me parece justo que veáis ese comienzo. Además porque es uno de mis fragmentos favoritos. Desde entonces la banda sonora de Amelie es una de mis favoritas, y esa canción más incluso. Sin duda fue el principio de un fin. De un fin que dio lugar al inicio de otra etapa mucho mejor, mucho más lúcida. Porque como me dice siempre alguien muy querido las personas sensibles somos las más fuertes.  

Le Moulin - BSO Amelie
¿Por qué a veces piensas que hay días en los que no deberías levantarte de la cama?

un piano, una música, una imagen... simples cosas que a lo largo de un día hacen que la cabeza gire y gire y el pensamiento se vuelva difuso, difuso como una mancha de agua en medio del mar....

El pensamiento fluye por la mente como las palabras sobre el papel, sólo un matiz logra diferenciar ambas cosas, pero ¿el qué?
Escribes, oyes, lees, piensas y vives en definitiva, rodeado de cosas que transmiten tanto y tan poco al mismo tiempo. 

Y otra vez la música, el arte, la magia, el tiempo... y todo se pierde en un momento, la elocuencia desaparece, las palabras vuelan escondidas entre la piel y el alma se desmiembra con un solo recuerdo... pero los recuerdos no existen y ¿el alma? acaso es una mentira inventada para escribir... ¿Tú la has visto? pero que importa, a quien le importa su existencia, si hay más alma en una melodía que en mí misma, o en cualquiera... q importa.
Y a veces, como esta, una simple melodía bajada al azar de entre miles consigue hacerme reflexionar y escribir quien sabe si el principio de lo que puede ser un fin.

No hay comentarios: