miércoles, 11 de mayo de 2011

Segundo

Un segundo fascículo.Aunque precismente lo último que le escribí. Lo último que consagré a aquella causa

MIL PALABRAS

¿Qué tal si escribimos sin pensar en lo que estamos diciendo? Esa es la maravilla de escribir. Mejor cosas sin sentido que nada. Azul. Gato. Mirada. Coche. Casa…. Hasta el infinito.


Palabras sin sentido que se entremezclen en mis sopas de letras para dejar libres las letras que formen la frase de una vida. Eso sería maravilloso. Poder decir aquello que queremos, sin decirlo. Escondido en una sopa de letras, o en un crucigrama de la misma forma que yo me escondo de mi misma.


Mil palabras. Mil sentidos. Mil desganas.


Y esta vez el verano da una tregua al temporal y sopla el viendo en la noche. El clima nunca me falla. Sería muy raro que lloviera, pero en mi momento de pesar, el tiempo cambia, soplando el aire que hace que se me erice el vello de la nuca, recordándome que estoy viva.

No hay comentarios: