miércoles, 25 de mayo de 2011

Hojas de reclamaciones...



                   - ¿Podría darme una hoja de reclamaciones?
                   - Lo lamento señorita, pero no tenemos

Lamentablemente la vida no tiene hojas para poder reclamar y las personas somos esos seres generalmente estúpidos que vamos por ella sin pensar en las consecuencias que se pueden derivar de nuestros actos. Vivimos midiendo cada paso que damos, sin ser conscientes de que incluso aunque nos empeñemos en milimetrar cada movimiento, la vida gira y la suma de las partes no siempre tiene que ser eso que hemos considerado como nuestro todo u objetivo.

El vacio. Entre todo aquello que podemos sentir  ese es el peor sentimiento que nos podemos provocar. Vamos por la vida tratando de llenarlo y sin darnos cuenta lo hacemos aún más grande a veces.

Sentir que no eres capaz de sentir nada es la peor de las derrotas ¿y dónde nos quejamos? No hay queja posible. Pues para mal o para bien sólo nosotros somos los responsables de sentirnos así. Esa angustia insaciable que no podemos controlar porque no sabemos por qué ha sido generada. Sabes que no te mereces esa angustia y vuelves a pensar en aquellas palabras que alguien una vez te dijo y que asumiste ciertas: no eres humana. ¿Lo soy? ¿Corre sangre por mis venas? O quizá sólo soy ese ente que se refugia en sí mismo una y otra vez, en su frivolidad, en la frivolidad de sus actos, y en la frialdad enmascarada que siempre construye para protegerse de sí misma.

No debería pedirle hojas de reclamación a la vida sino debería pedírmelas a mí, por empeñarme en hacer de la vida algo más complejo y complicado. Pero en el fondo pienso que para eso estamos, para complicarnos, dejarse arrastrar y fluir por la corriente es fácil, lo complicado y valiente es meterse entre el fango para demostrarte a ti misma que eres capaz de eso y más.

Sentiré vacío y la angustia se refugiará en mí quitándome el sueño. Pero cada mañana lucharé por llenarlo aunque con cada batalla se haga más grande. El día menos pensado no estará, habré ganado la guerra e imprimiré hojas de reclamación para el mundo entero.

No hay comentarios: